Para la consecución de estos fines, la Federación ajustará su actuación a los siguientes principios:

a) El respeto a la autonomía de las Cajas federadas.

b) La independencia de responsabilidades, de manera que ningún acuerdo podrá afectar al funcionamiento de las Cajas de Ahorros o comportar obligaciones económicas para las Cajas federadas, sin la ratificación expresa del órgano de gobierno competente de la Caja afectada.

c) El interés común de las Cajas federadas como pauta rectora, traducido en cada caso en las decisiones del Consejo General como órgano supremo de la asociación.

d) La radical afirmación de su independencia respecto de toda clase de vinculaciones o influencias que puedan condicionar la libre, racional y eficaz gestión de sus objetivos.

e) La transparencia de sus actividades y el sometimiento al ordenamiento jurídico, y

f) El servicio a la comunidad andaluza como síntesis del prestado por cada una de las Cajas federadas.